CGT

Principios de la CGT en Ericsson

Como parte de CGT tenemos los siguientes principios que definen nuestra actuación sindical:

  1.  Debemos mantener una línea de actuación y movilización que nos diferencie y nos dé credibilidad. Se trata de establecer una alternativa, sólida y definida para que los trabajadores decidan y condicionen, cada vez con más influencia, el desarrollo de la situación laboral y de la distribución de la riqueza, desde nuestros criterios solidarios e igualitarios.
  2. La estrategia tiene que ir acompañada de una práctica adecuada que desarrolle nuestro modelo sindical.
  3. Actuación basada en la ética, la participación, la transparencia y la solidaridad.
  4. Coherencia entre lo que se dice y lo que se hace.
  5. La vinculación de nuestra labor sindical con el compromiso global.
  6. Contacto permanente con la problemática laboral y social cotidiana. No se puede olvidar la responsabilidad especial que adquirimos ante los centros de trabajo desde el momento en que constituimos Secciones Sindicales y nos presentamos como ALTERNATIVA.
  7. Transparencia. Los datos y documentos manejados en cualquier ámbito de interlocución deben ser trasladados a los trabajadores. La interlocución no se puede producir bajo secreto, ni de espaldas a los trabajadores. Cualquier maniobra en este sentido debe ser denunciada. Siempre dentro del deber de sigilo con la información confidencial.
  8. No podemos esperar indefinidamente a dar respuesta a una situación. Nuestra actuación debe ser lo más constante que nos sea posible.
 
 
  1. La CGT tiene una sola “voz” ante los centros de trabajo.
  2. Debemos aprovechar y rentabilizar al máximo todos los niveles de denuncia a nuestro alcance.
  3. Ante cada situación y sobre la base de nuestra labor y nuestros compromisos, CGT tenemos que actuar con el objetivo de aglutinar todas las fuerzas posibles, instando a las demás organizaciones a tomar posición ante cada problema.
  4. Trabajamos para desarrollar actuaciones unitarias siempre que coincidamos en los planteamientos.
    • La Unidad Sindical será algo positivo cuando sea real y adecuada para el resultado.
    • La unidad de acción es un valor muy bien asumido por los trabajadores y la falta de unidad resulta la excusa perfecta para quienes no quieren “actuar”, debilitando cualquier planteamiento reivindicativo o movilizador.
    • Debemos anteponer los resultados de los procesos y la consecución de objetivos positivos para los trabajadores a nuestro orgullo de organización.
  5. La CGT asume cualquier posibilidad de enfrentamiento o ruptura, actuando en solitario desde la coherencia y el compromiso movilizador, siempre que se den razones suficientes y nuestra posición esté convenientemente asentada.
  1. Las decisiones relevantes de CGT en Ericsson las toma la Sección Sindical a través de las Asambleas de Afiliados como máximo órgano de decisión. Estos acuerdos no pueden contradecir los acuerdos globales de la organización a los diferentes niveles estructurales ej. Sindicato, Federación Sectorial (FESIM), etc. Cualquier cesión o delegación de la propia soberanía a un órgano ajeno (asamblea, comité de empresa, …), será siempre opción de la Sección Sindical.
  2. La CGT es un sindicato asambleario. Tenemos vocación de estar en permanente contacto con los trabajadores, informando constantemente, para contrastar, debatir o recabar opiniones y para que los trabajadores puedan adoptar posiciones, pero sin dejar que nadie tome decisiones por nosotros.
  3. El referéndum solo debe utilizarse en momentos muy concretos y para cuestiones de extraordinaria importancia, sin embargo, no puede significar una cesión de nuestra soberanía, salvo por decisión expresa de la Sección Sindical.
  4. CGT debe intentar que en cada proceso sindical se incremente la toma de conciencia y la implicación de los trabajadores en la resolución de sus problemas.
  5. La CGT pugnará por establecer un marco común de trabajo con otras tendencias sindicales y con movimientos sociales que sostengan puntos de vista cercanos a nuestra postura, basados en criterios prácticos comunes.
 
 
  1. La defensa del empleo de calidad.
  2. Oposición a todo intento de rebajar el precio de la mano de obra vía abaratamiento del despido, prolongaciones de jornada, subcontratas, etc.
  3. Debemos prestar una especial atención a los colectivos más desfavorecidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *