Nota 1: Salidas Voluntarias – Plan Restructuración

Posted on Updated on

Salidas Voluntarias – Plan Restructuración

Ericsson ha publicado un plan de salidas voluntarias. Pero la verdadera reestructuración afectará a la mayoría de los empleados de la empresa y se extenderá varios años. Su propuesta es muy limitada y sólo busca distorsionar una negociación que es imprescindible. CGT cree que esta restructuración no está justificada y cualquier despido debería ser voluntario y con garantías.


La Dirección ha publicado un plan de salidas voluntarias como primera fase de una reestructuración que afectaría a más de tres cuartas partes de la plantilla del área de servicios. Dentro de este contexto, las indemnizaciones del plan de salidasson mucho más bajas que las que se podrían esperar de una negociación, y sin garantías para aquellos a los que no se les permita acogerse.

En el par de reuniones donde la compañía dejó entrever sus intenciones de reducir la plantilla, exceptuando las organizaciones “hosts”, no fue capaz de cuantificar el impacto y mucho menos de justificarlas. Creemos que el plan de salidas es un intento de crear una tensión innecesaria sobre la negociación, volviendo a presionar a algunos trabajadores “recomendándoles” acogerse a esta “generosa” oferta.

CGT considera que esta reestructuración no se debe a la reducción del negocio ni de los márgenes. Consideramos que esta “necesidad” simplemente se corresponde con un plan diseñado por el grupo para deslocalizar las actividades de servicios de la inmensa mayoría de los países, concentrándolas en los GSCs (Rumania, México, China e India), buscando una economía de escala y una supuesta reducción de costes siguiendo la moda de offshoring iniciada hace unos años, que en muchos casos no dio los resultados esperados.

Esta estrategia de “Services Industrialization” del grupo, que ya de por sí afectará en los próximos años a tres cuartas partes de su plantilla, está siendo aplicada y extendida por las Regiones. RMED no duda en ampliar el número de afectados remitiendo a eficiencias locales que ni siquiera considera necesario justificar. Estas eficiencias, que afectan a casi todos los países, están siendo agravadas en el caso español, donde se percibe un número cada vez más importante de directivos y trabajadores italianos. La misión de éstos no parece estar justificada en un contexto de drástica reducción de plantilla. A esto cabe unir indicios de una posibleexternalización de algunas actividades desarrolladas por el Field Support Office (FSO en ENI).

Adicionalmente, programas como “HR transformation” o “Local Administration Project” agravarán el problema afectando a otros colectivos en una medida todavía no determinada. El poco empleo que se mantenga en España sin duda estará sujeto tanto a la subcontratación como a la renovación de trabajadores “obsoletos” por otros más jóvenes y baratos con las implicaciones evidentes para las condiciones laborales de todos.

Estamos viviendo un proceso de deslocalización salvaje que en España va a tratar de sacar partido del entorno laboral en que nos encontramos: derechos laborales drásticamente reducidos y clima de despidos generalizados. A esto hay que añadir la “oportunidad” que representa la próxima finalización de varios proyectos importantes.

Desde CGT creemos que estas reducciones de plantilla no están justificadas y por tanto lucharemos por minimizar los despidos y mantener el nivel de empleo de calidad en España. Una reducción de plantilla debería ser siempre voluntaria yaccesible a todos los empleados del grupo, con condiciones similares a las aplicadas en ocasiones anteriores, con indemnizaciones directas o diferidas (Planes de Renta y Prejubilaciones) atractivas y con garantías en el proceso de aceptación de las solicitudes. Y todo ello dentro de un proceso con una duración adecuada a la estrategia definida por la compañía que va más allá del 2013.

Este es quizás el proceso más grave al que nos hemos enfrentado desde hace muchos años y desde CGT contamos con todos vosotros para defender una Ericsson próspera pero en la que quepamos todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *